La Sala de Operaciones de la Policía Local de Elche lanza un aviso a los pilotos de aparatos no tripulados para que respeten la Zona del Control para proteger a la aviación civil.

El aeropuerto Alicante-Elche ha lanzado un aviso de alarma contra el vuelo de dispositivos tripulados de forma remota, conocidos comúnmente como drones, tras el impacto de uno de estos aparatos el pasado domingo por la noche en la línea de costa de Los Arenales del Sol.

A las 23:30 horas del pasado 8 de abril, el ejecutivo de servicio de este aeropuerto, ubicado en la pedanía ilicitana de El Altet, comunicó a la Sala de Operaciones de la Policía Local de Elche la necesidad de controlar la presencia de personas pilotando drones en la zona de playa más cercana a la terminal y por donde los aviones inician su despegue por el mar Mediterráneo.

Este aviso se produjo después de que un vuelo comercial recibiese el impacto de un dron en su fuselaje. Afortunadamente no ha habido que lamentar daños de consideración, aunque el sobresalto en la cabina por el golpe hizo lanzar esa advertencia de peligro ante el riesgo potencial que podría llegar a suponer esta actividad para la aviación civil y, como consecuencia, para los habitantes y turistas de la pedanía costera de Los Arenales del Sol, especialmente concurrida con durante el pasado fin de semana motivo de la coincidencia con el Puente de San Vicente.

La Policía Local de Elche, a instancias de la advertencia lanzada por el aeropuerto internacional Alicante-Elche – el quinto más importante de España por detrás de Madrid-Barajas Adolfo Suárez, Barcelona-El Prat, Málaga-Costa del Sol y Palma de Mallorca – se ha visto obligada a recordar la existencia de una importante zona de exclusión aérea que afecta a los vuelos de estos vuelos no tripulados, especialmente de carácter recreativo.

Esta Zona de Control, conocida como CTR, representa el volumen protegido en el entorno de un aeropuerto para proteger el tráfico que opera en la entrada y salida de los aviones. La extensión del CTR depende de que cada terminal y se extiende desde la superficie de la pista hasta una altura determinada por motivos de seguridad.

En el caso del aeropuerto Alicante-Elche afecta a la franja norte y centro del término municipal de Elche, debiendo añadir otra zona de exclusión perteneciente al aeródromo de Catral, emplazado en la vecina comarca de la Vega Baja.

Por tanto, la zona de vuelo recreativo queda reducida a una zona muy concreta desde las proximidades de la Vereda de Sendres a la altura de La Hoya, que se extendería hacia el sur por La Marina hasta final de término. Sin embargo, incluso en esta zona existen restricciones o autorizaciones adicionales en caso de sobrevolar parajes naturales protegidos o querer obtener imágenes aéreas. En este último caso, al estar dentro de la zona de restricción militar, se excluirían de las zonas de vuelo la parte sur de La Marina hasta, aproximadamente La Marina.

La autoridad policial insiste en la necesidad de respetar esta zona de seguridad por los pilotos de drones, que deben revisar y cumplir los requisitos y datos establecidos, que pueden ser consultados en la web de AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea) o proveedores de servicios de navegación e información aeronáutica como ENAIRE.

Fuente: http://www.ondacero.es/